TESTIMONIOS

Carolina C.




Mi mamá me descubrió la escoliosis a los 13 años. Ella es modista y me estaba tomando medidas para hacerme un vestido. Se dio cuenta de la diferencia que había entre las mismas y ahí mismo consultó con el doctor. Claro, no se siente dolor alguno, o al menos eso me paso a mí. Imagínense en plena adolescencia, con los cambios de hormonas y por ende de estados de ánimo. Claro que -por suerte- me considero una persona optimista y arriesgada. La buena voluntad ayuda. Y mi mamá! Después de varias radiografías, resultó que la curvatura estaba ya muy avanzada para intentar corregir con el uso por ejemplo de un corset. Así que iba directo a cirugía. La atención amable del doc y la explicación clara, hizo que el día en que entré a quirófano lo hice caminando, riendo y escuchando a los doctores, anestesista y asistentes que se preparaban para el gran trabajo.

No voy a decir que al otro día es una maravilla; tenés que tener paciencia porque, como toda operación, hay que despertar de la anestesia, la familia debe ayudarte y después de unos días podés ir a tu casa. Tengan en cuenta también que pasaron 20 años. En ese momento creo que fui la primera en usar una prótesis extranjera novedosa en manos del doc; hoy todo debe estar muy mejorado.
Ah! Y para las que piensan en la estética, tengo una cicatriz en la espalda entera que es una línea muy finita y del mismo color de la piel, así que nunca dudé en ponerme malla por ejemplo, o lucir algun escote.

Para las que desean tener hijos, les comento que tengo dos; una por parto normal, que dolió lo que duele un parto, pero no me molestó mi prótesis para nada, lo único que hay que ser valiente porque no pueden aplicarte la epidural! Y el otro, reciente, por cesárea con anestesia general, también todo resultó perfecto. En los embarazos no me dolió la espalda más que lo comun en cualquier embarazada, un poco la cintura, y eso que estuve hasta el final con zapatos de taco y comiéndome todo!

En cuanto a las cosas que podés hacer como la gimnasia, siempre hice deportes o ejercicios y no iba a cambiar mi vida por la operación. El doc recomienda natación; obvio es lo mejor además me encanta el agua. Pero también he hecho box, aero box, patín, maratón, gimnasia artística (la elongación es muy buena para la prótesis) y hasta pole dance!

Como verán, llevo una vida normal, nada más recomiendo mantener un peso corporal saludable para no forzar a la espalda a llevar más peso y como dije, a no tener miedo que sobre todo, cuentan con un doc excelente! Ojalá les sirva mi experiencia.

Alcidia B.




Bueno nos presentamos como familia de Clara que fue quien se operó de la columna vertebral por escoliosis ,bienvenidos a los nuevos pacientes del Dr. Orellano que pondran en sus manos la futura salud de sus hijos/as.

Fue muy dificil recibir, despues de varios estudios y consultas , la noticia de una cirujía en toda la columna, de lo contrario el futuro de nuestra hija Clara era una silla de ruedas y como padres queremos lo mejor para nuestros hijos. Después de hablar, llorar, tomamos la mejor decisión, que fue la cirujía.

Llegó el día de la operación, mucha angustia , lagrimas , nervios que se transformaron en alegría, cuando el Dr. Orellano salió del quirofano y relató el exito de la operación. La recuperación fue fantastica, el cuerpo de nuestra hija quedo derechito.

Ya hace 5 meses de la operacion y ya hace casi de todo, lo cual nos pone inmensamente felices. No puedo mas que expresar palabras de agradecimiento hacia el Dr. Orellano y su equipo y el buen trabajo que realizaron en nuestra hija.

Este breve relato de lo acontecido es para ayudar a los que como nosotros tienen miedo de someter a sus hijos a una cirujía. Para nuesta familia se transformo en ”su eminencia” Dr. Orellano.

GRACIAS POR SIEMPRE GRACIAS .

Rocio L.




Fui operada por el Dr Orellano en septiembre del 2012 (15 años), fue muy traumático cuando me dijeron que debía operarme, pero el Dr me trasmitió mucha seguridad y siempre explicando cada paso a seguir, todo fue un éxito y hoy estoy realmente satisfecha y disfrutando de la vida.

Natalia F.

Nuestra experiencia con la operación de Agustina, fue en un primer momento, angustiante.... frente a la única opción de la cirugía...Por suerte los chicos ven con otros ojos todas las realidades, y fue Agus, quien nos dio la fuerza para poder confiar en su doctor, que en un momento nos dijo " tenemos que ser un equipo: paciente-doctor-papas" Por suerte, desmintiendo todas nuestras dudas, 72 hs después de salir de quirofano, nuestra pequeña estaba caminado, con las molestias lógicas de una operación....el post operatorio no fue tan traumatico como nosotros pensábamos y hoy a 5 meses de la intervención Agus hace su vida normal, como la empezó a hacer desde que volvió a casa con el alta del hospital a los 5 días de ser operada. Nuestro agradecimiento eterno al Doctor Orellano y al equipo que lo acompaña en el Hospital Pedro Elizalde.

María Sol I.
14 años

Estimado Dr Orellano: Me siento completamente agradecida hacia usted y hacia los demás médicos, por la manera estupenda en la que me han operado, atendido y ayudado. Gracias a ustedes es el día de hoy que no poseo escoliosis, por suerte todo salio fantástico y la cicatrización va mejorando, aunque admito que antes de la operación si me daba miedo, ya que esta operación es grande e importante, pero gracias a usted y a mi familia los miedos se fueron y entendí que esto era por mi bien. Una vez pasada la operación todo fue mucho mejor, y es por esto que les vuelvo a agradecer, gracias.

Ramiro P.

Ante un problema grave de la columna muchos profesionales no sabían cual era el problema que tenía, hasta que me recomendaron al Dr. Armando Orellano, que, con toda profesionalidad, no solo pudo diagnosticarme acertadamente sino que realizo una operación impresionante. Gracias a él hoy puedo caminar y realizar mi vida cotidianamente. Una eminencia

Beatriz B.

Este comentario esta dirigido tanto a los padres como a los hijos. Cuando se descubrió la escoliosis de mi hijo empezó la peregrinación para encontrar un medico para hacerle frente a esta situación nueva para todos nosotros, hasta que encontramos al Dr. Orellano en un hospital público.

Atento y dedicado al paciente (algo que no se encuentra muy a menudo en los médicos), después de un par de años de tratamiento se llega a la conclusión de la cirugía por una escoliosis múltiple.

Llegó el dia, somos una familia muy unida y creyente, pusimos en ayuno y oración a nuestro hijo, al Dr. y a todo su equipo (porque no hay que olvidarse de ellos ,que son humanos y también se pueden equivocar). La operación duro mucho menos de lo que nos habían dicho, cuando Leo salió del quirófano nos reconoció a todos, en terapia tampoco estuvo los días que nos habían dicho y en recuperación estuvo nada mas que dos días.

Lo que se nos había dicho 11 días se redujo a 6 en total. En cuanto a la medicación y dolor ha tomado un ibuprofeno cuando llegó a casa cuando le dieron el alta que fue producto del traslado a casa y hasta el dia de hoy que ya han pasado 5 meses que no ha usado ningún calmante.

Por supuesto quedo derechito, no sabíamos que teníamos un hijo tan alto. Como padres siempre queremos lo mejor para nuestros hijos por eso es necesario que oren al respecto como lo hicimos nosotros y si colocan el nombre del Dr. y su equipo seguramente recibirán la respuesta que esperan, que eligieron el camino correcto y a las personas idóneas para este trabajo. Mi mas sincero agradecimiento al Dr. Orellano y a todo su equipo medico.

Miguel A.

En abril de 2014 fui operado por el doctor Orellano, sin dudas me ha cambiado absolutamente la vida, tenía miedo y bastante pero al despertar de la anestesia el mismo día de haber salido del quirófano... No sentía mas nada, claro que molestias propias luego se semejante cirugía sentí pero nada mas que eso. Hoy a 6 meses llevo una vida absolutamente normal, hago bicicleta, natación. Trabajo, estudio llevo una vida bastante activa y jamás pensé que hubiese pasado todo tan rápido!!
Estoy mas que feliz y eternamente agradecido pues mi experiencia fue maravillosa, antes de la cirugía mi vida era insoportable, ahora ya es simplemente una anécdota.